Guitarras José Ramírez

Arias Guitars es el representante para Argentina y Paraguay de la casa de guitarras clásicas más prestigiosa del mundo: José Ramírez.

La casa de guitarras José Ramírez, fundada en 1882, ha liderado la evolución de la guitarra clásica en el último siglo, desarrollando instrumentos que han atrapado la imaginación y el gusto de generaciones de músicos, entre los cuales se encuentran Andrés Segovia y Agustín Barrios Mangoré. Las guitarras José Ramírez son el patrón de referencia y comparación para lutieres y músicos de todo el mundo y el taller José Ramírez es la escuela de donde surgieron muchos de los grandes constructores de guitarras de Madrid.

El taller José Ramírez funciona en Madrid bajo la supervisión de Amalia Ramírez, hija de José Ramírez III y heredera de la tradición y conocimientos de la dinastía Ramírez; dando continuidad al legado familiar, construyendo las mejores guitarras con la exquisita calidad de sonido y la facilidad de ejecución que son tan característicos y deseados por los mejores guitarristas del mundo.

Guitarras Estudio

Línea NE


Línea R


Línea CWE


Línea FL


Modelos Especiales


Cuerdas


Historia



JOSÉ RAMÍREZ I 1858 - 1923

José Ramírez I

El fundador de esta dinastía, José Ramírez de Galarreta y Planet, nació en Madrid el año 1858, y a la edad de 12 años, entró como aprendiz en el taller del que fue su maestro, Francisco González, en la Carrera de San Jerónimo de Madrid.

Debió de ser entre 1880 y 1882 cuando José Ramírez I se independizó, estableciéndose en el Rastro madrileño como maestro luthier, y más adelante, en 1890, se trasladó a la calle Concepción Jerónima nº 2, donde continuaron sus descendientes hasta el año 1995.

Actualmente, la tienda se encuentra en la calle de la Paz nº 8, muy cerca del antiguo local. Si bien Francisco González tuvo a José Ramírez como discípulo, éste, sin embargo, fue el maestro de su hermano menor, Manuel Ramírez, así como de su hijo, José Ramírez II, de Enrique García, que más tarde se estableció por su cuenta en Barcelona (donde dejó un discípulo: Francisco Simplicio), y de Julián Gómez Ramírez. También enseñó el oficio a Antonio Viudes y a Rafael Casana, así como a Alfonso Benito y a Antonio Gómez.

Así pues, la llamada Escuela de Madrid de Constructores de Guitarra se inició en el taller de José Ramírez I, quien por aquél entonces era el maestro guitarrero más destacado de su tiempo. A él recurrían, de hecho, los guitarristas flamencos de la época para buscar soluciones a la escasa proyección de sonido de las guitarras que entonces se construían. Y así fue cómo José creó la llamada "guitarra de tablao", cuya estructura interna se mantuvo de acuerdo con lo establecido por Torres, pero cuyo tamaño era incluso mayor que las guitarras de clásico que éste construyera en su día. Esta guitarra de tablao le aportó un mayor éxito aún del que ya gozaba.



MANUEL RAMÍREZ 1864 - 1916

Manuel Ramirez

En el año 1864 nació en Alhama de Aragón Manuel Ramírez de Galarreta y Planet. Aunque la residencia habitual de la familia era Madrid, la profesión del padre les llevó a residir algún tiempo a dicha localidad. Manuel aprendió de su hermano mayor, José, el oficio de guitarrero. Y a la edad de 27 años, allá por 1891, decidió independizarse. Al principio su idea era establecerse en París, y al comunicárselo a José, éste le ayudó a realizar su proyecto.

Pero no se sabe por qué razón Manuel cambió sus planes, y terminó instalándose en el nº 24 de la madrileña Cava Baja, lo cual sembró la enemistad entre los hermanos sin que nunca se pudiera aclarar la situación entre ellos. Después de estar un tiempo en la Cava Baja, Manuel trasladó su taller a la plaza de Santa Ana nº 5, y más adelante a la calle Arlabán nº 10, donde se quedó definitivamente. En poco tiempo se creó un gran prestigio, no sólo como constructor de guitarras, sino también de violines, y fue nombrado luthier del Real Conservatorio de Madrid. Asimismo continuó la escuela iniciada por su hermano, y los guitarreros que formó fueron más tarde reconocidos entre los mejores. Estos discípulos fueron Santos Hernández, Domingo Esteso y Modesto Borreguero.

Dado el éxito que obtuvo la "guitarra de tablao" diseñada por su hermano José, Manuel continuó construyéndola, pero poco a poco fue desarrollándola y perfeccionándola hasta conseguir un instrumento que, aún hoy, sigue sirviendo de modelo para este tipo de guitarra. Allá por el año 1912, entró un día en el taller de la calle Arlabán un guitarrista de aspecto un tanto extravagante con la intención de alquilar una guitarra de clásico. Ante lo inusitado de la petición, así como el aspecto del visitante, Manuel decidió seguirle la corriente por curiosidad, y le dejó una guitarra para que la probara.

Después de escuchar al joven tocar, Manuel se quedó tan maravillado que decidió regalársela. Aquél prodigioso concertista, que por esa época tocaba en las tabernas a cambio de un café, era Andrés Segovia. La guitarra que Manuel le regaló se encuentra ahora expuesta en el Metropolitan Museum de Nueva York.



JOSÉ RAMÍREZ II 1885 - 1957

José Ramírez II

En el año 1885 nació José Simón Ramírez de Galarreta y Pernias. Creció en el taller de su padre, y aprendió el oficio no sólo de él, sino también de oficiales de la talla de su tío Manuel, y de Enrique García y Julián Gómez. Además de guitarrero era guitarrista, por lo que cuando tenía 20 años le contrataron para hacer una gira de dos años por Sudamérica.

Le costó mucho convencer a su padre para que le diera permiso para aceptar el contrato, pero finalmente lo consiguió, dado que dos años no era demasiado tiempo. Sin embargo, la gira se fue prolongando, y los dos años se convirtieron en casi 20, ya que una vez que el grupo con el que viajó se había disuelto, José se quedó en Buenos Aires. Allí conoció a Blanca, que más tarde sería su mujer, quien como él había viajado a Argentina con su familia desde España, y tuvieron dos hijos, José y Alfredo.

En 1923 recibió la noticia de la muerte de su padre, y decidió regresar a Madrid con su familia. Dos años más tarde se hizo cargo de la guitarrería de Concepción Jerónima. En aquellos momentos la tienda, que estaba en la planta baja, estaba atendida por Jesús Martínez, mientras que en taller que se encontraba en el piso de arriba trabajaban Alfonso Benito y Antonio Gómez como oficiales, Marcelo Barbero, aún como aprendiz, y Manuel Rodríguez -de sobrenombre "Marequi"- que era barnizador y no guitarrero, como más tarde sí lo sería su hijo, también llamado Manuel Rodríguez, que entró como aprendiz en el taller muchos años después, terminada la guerra..

José Ramírez II fue también un maestro reconocido por su obra, y en el año 1923 se presentó en la Exposición Iberoamericana de Sevilla y obtuvo la medalla de Oro. Por desgracia, en el año 36, a los muchos males que trajo consigo la Guerra Civil española, se sumó la dificultad de conseguir materiales y maderas para la construcción de guitarras, situación que se mantuvo durante mucho tiempo después, dificultando con ello su labor considerablemente. Aquella escasez fue la causa principal de sus discusiones con su hijo José cuando este alcanzó el nivel de oficial y empezó a hacer experimentos.



JOSÉ RAMÍREZ III 1922 - 1995

José Ramírez III

En el mes de mayo de 1922 nació José Ramírez Martínez. Empezó a trabajar en el taller de su padre a los 18 años, y aunque no gozó de ningún privilegio, muy pronto fue admitido como oficial, y no tardó en empezar a hacer experimentos para seguir desarrollando la guitarra como instrumento de concierto.

Debido a la falta de material, sus investigaciones resultaban poco rentables, de modo que padre e hijo discutían constantemente, ya que el padre vendía los experimentos del hijo sin que éste pudiera tener, por tanto, un seguimiento claro de su trabajo, como le hubiera gustado. En 1954 falleció su hermano Alfredo, que realizaba la labor administrativa y que era su mejor aliado, puesto que estaba convencido de que con su labor de investigación José lograría su objetivo.

Sus muchas indagaciones dieron frutos interesantes, como lo fue el descubrimiento del Cedro rojo para la tapa armónica en el año 65, que más tarde fue adoptado por prácticamente todos los constructores de guitarras del mundo, aunque al principio fue muy criticado por salirse de lo tradicional.

También probó con diferentes barnices, ya que por aquella época las guitarras todavía se barnizaban con gomalaca, como los muebles, a falta de un barniz más consistente y más rico que no sólo protegiera la madera sino que favoreciera el sonido del instrumento. Finalmente consiguió que el propietario de un laboratorio, que simpatizó con sus inquietudes, elaborara para él un barniz a base de urea que dio un excelente resultado.

También hizo varias pruebas con la longitud de cuerda, llegando al tiro que dio el mejor resultado en cuando a la proyección del sonido, sin que por ello resultara demasiado largo, que es el que aún hoy utilizamos de 664mm. No obstante, había también una demanda de un tiro más corto, que le obligó a diseñar además una guitarra de un tiro más corto, de 650mm. Ésto sucedió en el año 1986, por lo que aquél modelo se denominó C86, refiriéndose al año de su creación. Posteriormente su hijo José Enrique modificó el diseño , manteniendo la longitud de cuerda de 650mm, cambiando también el nombre del modelo.

En el año 1983 diseñó la guitarra de cámara, con la intención de eliminar las notas "lobo", y que dio unos resultados bastante positivos, entre otras cosas por la limpieza y claridad de su sonido, que hacen de esta guitarra un buen instrumento para las grabaciones de estudio. De entre sus experimentos e indagaciones es referencia obligada dedicar un espacio a la guitarra de 10 cuerdas, diseñada por él a principios de los 60. Primero hizo unas pruebas basadas en la viola d'amore, pero al no obtener resultados satisfactorios buscó la colaboración de Narciso Yepes que le fue de mucha ayuda para desarrollar dicho instrumento.



JOSÉ RAMÍREZ IV 1953 - 2000

José Enrique Ramírez García (José Ramírez IV) nació en Madrid, en mayo de 1953. Ingresó en el taller, como aprendiz, en 1971, a los 18 años de edad, y en 1977 llegó al grado de oficial. En 1988 se hizo cargo de la dirección del negocio junto con su hermana Amalia, haciéndose cargo principalmente de definir los modelos que se estaban construyendo en esos momentos. Ya a mediados de los 80 se había detectado un cambio en los gustos sonoros de algunos guitarristas.

Un valioso reconocimiento, esta vez dirigido a la continuidad de su obra, se produjo en el año 1979. Entre varias guitarras que se habían escogido para llevárselas al maestro, iba una construida por él, José Ramírez IV, que hacía dos años accedió a la categoría de oficial en el taller de su padre. Fue una sorpresa, y una gran satisfacción para él, el hecho de que Segovia, sin saberlo, escogiera la guitarra por él construida. Tanta fue la alegría del joven guitarrero que se la regaló, y le escribió entusiasmado una dedicatoria que firmó y encoló junto a la etiqueta. El maestro estuvo usando aquella guitarra en muchos de sus conciertos hasta el final de sus días, con gran satisfacción como él mismo declaró en una carta suya dirigida a su autor.

En 1991 comenzó a construir una guitarra con todas las características sonoras de los años sesenta que denominaron Tradicional, y otra de nuevo diseño que no tenía nada que ver con la anterior, y que expresara ese sonido claro y directo que buscaban las nuevas tendencias. Esa guitarra, después de varios experimentos, quedó totalmente definida en el año 1992, y la denominaron Especial. Actualmente son las dos líneas que se construyen en el taller de Ramírez. José Ramírez IV, fundamentalmente, hizo una labor de definición y de perfeccionamiento de la labor realizada por su padre, aunque también introdujo sus propias innovaciones. Además de definir las dos líneas de las guitarras de clásico de profesional, desarrolló técnicas de construcción que hicieran los instrumentos más cómodos y fáciles de tocar, y también más estables en su montaje evitando en algunos casos, y reduciendo en otros, las deformaciones debidas a los movimientos de las maderas.

Otro capítulo importante es el de las guitarras de estudio, que ciertamente no atrajeron nunca la atención de José Ramírez III, quien se centró exclusivamente en las guitarras profesionales. Empezaremos por señalar que, ya en tiempos de José Ramírez I, estas guitarras, destinadas a principiantes, estudiantes y gente de poco poder adquisitivo, se vendían en las guitarrerías como alternativa a las hechas a mano que, naturalmente, eran mucho más caras y también de una calidad muy superior. Es decir, igual que ahora. José Ramírez I, que despreciaba las guitarras hechas en serie, también se vio en la necesidad de venderlas en su negocio. Al principio no les ponía etiqueta, pero con el tiempo se dio cuenta del error, ya que le venían con reclamaciones de guitarras que no habían sido vendidas en su tienda, pero al no llevar etiqueta no se podía rebatir la afirmación del cliente. Así que, finalmente, mandó hacer unas etiquetas especiales, diferentes a las que ponía en los modelos profesionales, y de este modo se acabaron los problemas.

En cuanto a José Ramírez II, no sólo continuó vendiendo guitarras de estudio hechas en serie, poniéndoles la etiqueta de la casa Ramírez, sino que además diseñó unos modelos de estudio que le hacían los mejores fabricantes que había entonces en Valencia. Uno de esos modelos se mantuvo hasta mediados de los 70 en la guitarrería, aunque ya entonces, desde hacía muchos años, se vendían modelos no diseñados por Ramírez, sino que se elegían entre la producción normal de algunas fábricas, buscando siempre, eso sí, una calidad lo más aceptable posible. En realidad, José Ramírez III, al igual que su abuelo, despreciaba las guitarras de estudio, por lo que no le importó esa lenta desaparición de las que antaño diseñara su padre. Sin embargo, José Ramírez IV no pensaba así.

Era muy consciente de la importancia de que esas guitarras para principiantes tuvieran una garantía de calidad respaldada por la casa. Se basaba en que alguien que empieza no debe, y por lo general no puede, hacerlo con una guitarra profesional, de modo que había que pensar en un instrumento que, además de ser accesible en precio, tuviera una buena calidad y resultara agradable de tocar. Así que en el año 86 convenció a su padre para diseñar conjuntamente con él una línea de estudio denominada "E", fabricada en exclusiva para Ramírez con una especial selección de maderas. Y ciertamente esa línea fue muy bien acogida como un buen punto de partida hacia el uso de la profesional. Más tarde, en el año 91, coincidiendo con los cambios realizados en los modelos profesionales, José Enrique diseñó otra línea de estudio más económica que la anterior, denominada "R", basándose en la plantilla del modelo profesional C86.



AMALIA RAMÍREZ

Amalia Ramírez en el Festival Segovia

Madrileña de nacimiento, comenzó su aprendizaje en el taller bajo la dirección de su padre en 1976, donde aprendió a construir guitarras. Después se marchó y regresó en 1988 para ayudar a su hermano en la reestructuración y dirección del negocio. Entre los dos se repartieron las funciones, dedicándose José Enrique al taller principalmente y Amalia sobre todo al aspecto comercial, aunque también volvió a construir guitarras después de establecer de nuevo el taller en la calle General Margallo.

Este cambio se realizó a comienzos del año 93, regresando al esquema original de un taller reducido, y una producción limitada. Actualmente todas nuestras guitarras profesionales están vendidas. Se pueden adquirir en nuestro establecimiento de Madrid o a través de nuestros distribuidores en todo el mundo . En el verano de 1995 también se realizó el traslado de la tienda, de Concepción Jerónima 2, a la calle de la Paz nº 8, muy cerca del viejo establecimiento.

Tras el fallecimiento de su hermano en Junio de 2000, Amalia Ramírez se ha hecho cargo de la dirección del negocio, repartiendo su trabajo entre el taller, la oficina y la tienda. Asimismo, se encarga de revisar las guitarras construidas en el taller durante y al final del proceso de su realización.

Entre sus experimentos, también está trabajando con materiales nuevos para aumentar la proyección, la apertura y el sostén del sonido, de acuerdo con las nuevas tendencias, con la línea que ha denominado guitarra Auditorio.

Parte de su labor es supervisar el aprendizaje de su sobrina Cristina, y de su sobrino José Enrique, ambos hijos de José IV, quienes están muy orgullosos de aprender a hacer guitarras y dirigir el negocio. Ellos serán los encargados de continuar con esta dinastía de guitarreros.José Enrique ha combinado su aprendizaje como guitarrero con su carrera de Derecho y Cristina es diseñadora gráfica, periodista y técnico de sonido.

Desde que se hizo cargo de la dirección del negocio, Amalia ha iniciado una labor de investigación, que se ha iniciado con diferentes trabajos sobre la plantilla y varetaje de las guitarras, basándose algunos de ellos en las proporciones áureas, sendero que no ha hecho más que empezar a recorrer. Se trata de una labor lenta, no sólo porque toda investigación requiere una inversión en tiempo muy grande, sino porque tiene que combinar esta actividad con otras necesarias para atender el resto del negocio. Entretanto, ha diseñado varios modelos, entre ellos se encuentra la guitarra SP, un paso intermedio entre las guitarras de estudio y las de profesional; y para celebrar el 125 aniversario de la fundación de esta casa, ha diseñado dos modelos diferentes, uno de profesional de serie limitada a 125 ejemplares: la guitarra Aniversario; y la guitarra 125 Años de estudio.



V GENERACIÓN

Los continuadores de esta dinastía guitarrera, sus sobrinos -ambos hijos de José Ramírez IV- Cristina y José Enrique, están trabajando con Amalia desde 2006. José Enrique está compaginando su aprendizaje como guitarrero en el taller con sus estudios de derecho. Cristina, diseñadora gráfica, periodista y técnico de sonido, está aprendiendo a desarrollar la labor comercial así como las técnicas de construcción de guitarras.


Cristina Ramírez      Cristina y José Enrique Ramírez

Contacto

Puede enviarnos un e-mail a info@classicalguitarra.com o haga click aquí para ponerse en contacto por medio de nuestro formulario de correo. Estaremos respondiendo sus preguntas lo antes posible



DISTRIBUIDOR OFICIAL PARA ARGENTINA Y PARAGUAY | 2015 Copyright © ClassicalGuitarra.com